¿Qué podemos hacer para que nuestros hijos adquieran educación financiera?

Cuando hablo con una madre o padre sobre educación financiera, es muy habitual que me digan, “esto debería de estar en las escuelas, tiene que ser una asignatura más”. Yo les doy la razón, por supuesto,  les digo que mientras esto no pasa vamos a darle nosotros en casa esta asignatura.

Regla nº 1 de la educación financiera con niños:

 

Habla de dinero con tus hijos

Hablar de dinero en casa es un tema tabú. Parece que los niños no necesitan saber de economía familiar y los niños son personas al igual que cualquier adulto. El dinero es un medio que utilizamos durante toda nuestra vida y ,por lo tanto, a nuestros hijos también les condiciona.
Comemos, nos vestimos, estudiamos, compramos una vivienda, juguetes, nos vamos de vacaciones… Podría estar escribiendo cosas durante mucho rato, porque el dinero es el medio con el que conseguimos productos y servicios, así que lo utilizaremos toda la vida.

Cuánto más normalicemos esta área, más le enseñaremos a nuestros hijos. Parece que si les decimos a nuestros hijos que no podemos comprar todo lo que se nos antoja en el momento, ya es algo malo o no cumplimos correctamente con nuestro papel de buenos padres. Lo que tenemos que inculcarles, es tratar de ver el lado positivo y enseñarles cuál es el proceso para comprar cosas o servicios. De este modo, no se frustrarán y comprenderán que hay momentos en los que no se puede gastar.

Háblales del coste de productos, muéstrales las cifras, házles ver y entender que tenemos prioridades y hazlos partícipes en las pequeñas decisiones del día a día. Es bueno que sepan de dónde viene el dinero que llega a casa. Si proviene de una nómina o si eres autónomo, cuéntales qué trabajo que realizas y el esfuerzo que te cuesta generar el dinero. Eso les hará entender a tus hijos que el dinero NO LO DAN LOS BANCOS.

Explícale con palabras que ellos entiendan, que tenemos necesidades esenciales y secundarias, https://www.abundanthia.es/2022/03/25/mucho-mes-para-tan-poco-sueldo/ Hazle partícipe de actividades como ir a la compra, dependiendo de la edad del niño, dale más o menos grado de participación.

Los padres somos los referentes más importantes que tienen nuestros hijos, por lo tanto somos los más indicados para educarles en esta área, ya que como dijo Teresa de Calcuta: “no te preocupes si tus hijos no te escuchan, te observan cada día”.

Los padres manejamos dinero a diario mientras nuestros hijos nos observan constantemente. Lo haremos mejor, peor o simplemente cada uno a su manera. Cuánta más claridad les mostremos a nuestros hijos sobre la gestión monetaria, mejores hábitos irán adquiriendo sobre el dinero.

Los niños entienden perfectamente todo lo que les contamos. Son personas pequeñas con una capacidad de aprendizaje increíble. Darles educación financiera es hacerles saber cómo se gestiona el dinero de la casa para conseguir los objetivos deseados y no sentirse frustrados por no saber en qué se va el dinero.

Si tu hijo llega del cole muy emocionado y te dice: “Mamá, Papá, la profesora nos ha contado en clase que el ahorro es muy importante, que es fundamental para que un hogar sea estable”.
Sin embargo tú, no tienes el hábito del ahorro. ¿Crees que él va a aprender a ahorrar? ¿Cuántas posibilidades tiene de hacerlo cuando empiece a gestionar su dinero? Sabes perfectamente que muy pocas, porque la educación financiera se aprende haciendo, por mucho que tu hijo conozca la teoría, difícilmente la aplicará, si no lo vió antes en sus padres.

¿Es importante que en el colegio se imparta esta asignatura? Por supuesto que sí, cuántos más conocimientos tengan, más fácil les resultará integrarlo.

Lo que quiero que entiendas, seas padre o madre, es que tienes un papel fundamental en esta área de la vida de tu hijo, aunque creas que no sabes cómo gestionarlo, es algo que haces a diario. Cuánto mejor lo hagamos nosotros, mejores hábitos les podremos inculcar a nuestros hijos.